Las autoridades buscan evitar que el cóctel de alcohol y drogas derive en agresiones

Las violaciones y abusos en los pasados Sanfermines han multiplicado las medidas de seguridad en las fiestas multitudinarias que se celebran por todo el país. Ante la gravedad de las agresiones sexuales, el aumento de denuncias y la fuerte respuesta social, las autoridades extreman el celo para evitar que el cóctel de alcohol y drogas derive en agresiones sexuales a mujeres. Desde las fiestas de Vitoria a la Tomatina en Valencia o las verbenas en Mallorca, los Ayuntamientos y fuerzas de seguridad incrementan los agentes para disuadir a los agresores.

Enlace a la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*