Terapia Familiar Sistémica

¿Para qué sirve la Terapia de Familia?

Con la terapia familiar intervenimos y tratamos a la familia en su conjunto. Trabajamos con un enfoque sistémico, donde se entiende que el objeto de intervención son los sistemas y subsistemas familiares.

Terapia Familiar Sistémica

 

Cuándo es recomendable?

La terapia familiar y la práctica sistémica está especialmente indicada cuando el objetivo es mejorar la capacidad de los miembros de la familia para apoyarse mutuamente. Posibilitar que los miembros de la familia puedan usar más eficientemente sus recursos de apoyo puede ser vital para ayudarles a gestionar las fases de transición del desarrollo familiar o los acontecimientos vitales estresantes que les estén aconteciendo.

En general, cualquier situación o problema que afecte a las relaciones entre los miembros de la familia, su funcionamiento y su rol de apoyo, puede beneficiarse de la terapia familiar sistémica. Del mismo modo cualquier problema de un individuo que afecte sus relaciones familiares y sus contextos más amplios se beneficiaría de un enfoque sistémico.

Involucrar a otros miembros de la familia de un individuo o de su red social en el tratamiento puede ayudar a evitar la patologización de ese individuo y también a abordar el problema de manera más eficaz.

 

Qué conseguimos?

  • Mejorar el funcionamiento de la familia en su conjunto,

  • Comprensión  y  apoyo emocional entre los miembros de la misma,

  • Estrategias de afrontamiento y habilidades de resolución de problemas ante diferentes dilemas y situaciones que les puedan estar aconteciendo.

     

     

Qué problemáticas familiares son frecuentes?

Algunas de las cuestiones o situaciones de demanda habitual en nuestras consultas:

  • problemas de salud, enfermedades físicas y crónicas,
  • trastornos psicosomáticos,
  • problemas, síntomas o trastornos en niños y/o adolescentes,
  • problemas, síntomas o trastornos en adultos,
  • problemas sexuales,
  • abuso de sustancias,
  • problemas matrimoniales incluida la separación y el divorcio,
  • acogimiento familiar, adopción y otras cuestiones relacionadas con el ciclo vital familiar y las etapas de transición,
  • promoción de habilidades parentales y mejora del funcionamiento familiar,
  • experiencias traumáticas, la pérdida y el duelo,
  • la alteración de la vida familiar debido a conflictos sociales, políticos y religiosos.

 

 Y Cómo son las sesiones?

Siempre procuramos trabajar en un modelo breve y pragmático intentando minimizar la dependencia del paciente en el proceso de ayuda profesional y siendo meros acompañantes en el proceso de crecimiento personal del sistema familiar.

En función de la problemática, elegimos y proponemos a la familia alternar sesiones con todos los miembros, o con sólo unos miembros (o inclusive individuales), sin perder por ello la visión integral de todo el sistema familiar en su conjunto.